agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

Estudio sobre deficiencias del cabello

-+

El salón Monterroso de Madrid fue elegido por el laboratorio Evolution & Sciences Cosmetiques, de París, para implementar su método de estudio con microscopio de lente polarizada. Hace unos meses, esta firma cosmética eligió al salón español para implantar su método de estudio del cabello. Hasta la fecha, el salón lleva más de cuatro meses implicado en este proyecto, y el balance es muy positivo para el equipo. Según explica Pepe Orduña, propietario y gerente del salón, "aunque algunas personas trabajan en el sector desde hace más de 15 años, están encantadas con este proyecto. Se les enseña a analizar las problemáticas del cabello, a elegir el tratamiento más adecuado y a sanar el cabello. No se trata únicamente de aconsejar un producto de los muchos que existen en el mercado".

El salón lleva a cabo dos tipos de estudio: prediagnóstico y diagnóstico. En el primero se estudia el cabello de tallo a punta. Es el análisis que se efectúa cuando a la clienta se le hace algún corte, secado o servicio técnico (decoloración, tinte, mecha, etc.). En el prediagnóstico se observan los niveles de porosidad, deshidratación y estado de minerales del cabello. Para ello se extrae una pequeña muestra de cinco a 15 cabellos y se estudia la raíz, medios y puntas. En el diagnóstico se analiza la zona del bulbo y nacimiento del cabello (de reproducción celular) y la de queratinización (el cabello pierde estructura, flexibilidad y muestra tendencia a la rotura). Con este método también se detecta el porqué de algunas anomalías, por ejemplo, posibles problemas de caída. Se lleva a cabo un examen exhaustivo de cada folículo extraído y se determina qué porcentaje del total representa un riesgo inmediato de caída abundante. De esta manera se obtiene mayor información para evaluar el tratamiento posterior. Se detecta de dónde procede dicha caída (alimentación, herencia, estrés, falta de aminoácidos y medicación, por ejemplo). 


Ambos estudios se llevan a cabo con el microscopio de lente polarizada. La visión del pelo, a través de la lente polarizada, facilita mucha información. Revela si el cliente ha tomado medicinas, su estado de salud, si tiene alguna carencia de hidratación y/o minerales, etc. Luego de obtener la información necesaria, se elabora un cuestionario sobre los hábitos alimentarios, estado de ánimo, ingesta o no de medicamentos, enfermedades padecidas, trabajo desempeñado, niveles de estrés y ansiedad del cliente. El objetivo es hallar el origen del problema y prescribir la solución adecuada. Luego de realizado el cuestionario, obtenido el porcentaje de cabellos analizados, y conocidos los factores que inciden en la caída o afinamiento del cabello, por ejemplo, es el momento de realizar el tratamiento. De esta manera se pretende sanar el cabello, más que generar una rentabilidad, sostienen desde el salón. “Si lo conseguimos, tendremos a un cliente satisfecho”, señalan los directivos. Y seguramente, ese cliente fidelizado vuelva siempre al salón recordando esta experiencia.