agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

Strobing

-+

“Strobing” es un término en inglés que deriva de “strobe”, que sería el efecto óptico que se produce al iluminar el rostro mediante destellos o luces. En maquillaje, las francesas lo vienen aplicando desde hace años porque les permite lograr un rostro fresco, natural y elegante. No es una técnica nueva ya que viene usándose desde hace mucho tiempo en el maquillaje profesional, pasarelas, editoriales, pero lo notorio del boom de esta tendencia es que está dejando de lado a la técnica del contouring, llevada a la fama por Kim Kardashian. El contouring trata de aplicar una base dos tonos más oscuros que el color de la piel en ciertas partes de la cara, e iluminador en otras, para crear el efecto de un rostro perfecto. Las ventajas del strobing es que en primavera-verano especialmente, se trata de lucir lo más natural y fresca posible. No es una temporada para recargarse de maquillaje, ya que la transpiración, el calor y el sol pueden derretirlo y hacer que se caiga, debiendo retocar el mismo a cada momento. De la misma manera, el contouring no es fácil de hacer para cualquier persona, puede tardar mucho tiempo o, si no lo realiza una especialista, puede que la técnica no sea tan precisa. 

El contouring o técnica de contorno y sus características de pieles recargadas y sobreproducidas marcan sombras y luces en el rostro casi siempre en texturas mates y densas, con el strobing se busca crear dimensión y definición usando exclusivamente luces y relfejos.  El strobing  no es sólo una técnica de maquillaje que aborda la luminosidad de la piel desde el exterior, sino que también proclama que ésta debe ser cuidadosamente hidratada y trabajada desde un régimen diario de autocuidado. Para llevar a cabo esto se recomienda usar aguas termales, hidratantes, serums, boosters, oleos nutritivos y moisture gels que hidratan y dan luminosidad y naturalidad a la piel. De la misma forma, se recomiendan productos que brinden esa extra luminosidad. Algunos profesionales aconsejan hacer capas de reflexión usando diversas texturas y productos y apreciar dónde el rostro atrapa la luz para aplicar el producto en estos puntos. Se propone buscar particularmente los productos que contengan pigmentos reflectivos o cuenten con una textura liviana y luminosa. El secreto del strobing es definir usando sólo la luz. Esto se logra porque cuando se destacan las luces se crea inmediatamente en el rostro el efecto de una serie de sombras naturales que dan profundidad a pesar de no usar productos adicionales para ello.

La revolución del strobing

Muchos se preguntarán, si se viene usando hace muchos años el strobing, en desfiles de moda, sesiones para revistas y maquillaje profesional, ¿por qué se revolucionaron las redes sociales e internet con esta tendencia que es furor? Porque es una técnica que permite realizar una rutina de belleza diaria más natural y sencilla que el contouring, la anterior tendencia entronizada como la más fashion, pero a su vez, más compleja. Las mujeres de todas partes del mundo se están dando cuenta que el strobing es mucho más fácil de hacer y lo están poniendo de moda. Esta técnica permite iluminar la cara donde naturalmente la luz se vería reflejada. ¿Cuáles son esos lugares? Son las facciones más prominentes de la cara: los pómulos, el hueso frontal (sobre las cejas), el centro de la frente, la nariz y la barbilla. En el strobing no es necesario usar una base oscura para resaltar las facciones. Lo único que se va a necesitar es un iluminador para crear el efecto de luz que será el responsable de resaltar las facciones. El gran aporte del strobing es enfocarse en la luz y agregar más luz al rostro, lo que permite obtener un look natural y sano. 

Con el contouring es necesario aplicar mucho maquillaje para lograr el efecto deseado, con el strobing no. La piel luce más limpia y no se llevan tantas capas de maquillaje que tapan los poros. Para que esta técnica funcione bien, es necesario tener una piel bien hidratada para que el rostro brille de forma natural. Esto significa que debe seguirse una rutina de limpieza y cuidado de la piel, ya que si la misma está seca, será más difícil hacer el strobing. Lo bueno de esta técnica es que no se necesita nada más que un iluminador y una brocha esponjosa. Los iluminadores líquidos son los más populares ya que crean un efecto más natural. Se puede aplicar el iluminador con las manos y con la brocha esparcirlo cuidadosamente en las facciones para crear el efecto de luz. Si la piel es grasosa, conviene optar por un iluminador en polvo. Recordar difuminar perfectamente bien el iluminador a la cara. El punto de esta técnica es que el rostro luzca más iluminado y brillante pero sin que sea obvio. Si se desea agregar un toque al maquillaje, aplicar un blush rosa o color durazno, para lucir más fresca y juvenil. El strobing permite resaltar los rasgos faciales, iluminar la cara y es mucho menos complejo de realizar que el contouring (además de que se utiliza muchísimo menos maquillaje). Al ser más simple, cualquiera lo puede hacer en su rutina diaria de make-up y siempre va a quedar bien. Ideal para todas aquellas mujeres que no tienen tiempo para hacerse el contouring todos los días. En esta temporada primavera-verano argentina que se aproxima, el strobing es una técnica sencilla, fácil y rápida para que las mujeres luzcan más frescas y naturales sin tanto esfuerzo. 




Fuente: Revista Estilo Profesional