agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

Merman

-+

El último grito de la moda viene desde la barba masculina. El prejuicio de que los colores en el cabello es cosa de mujeres parece estar quedando demodé. Luego de las barbas pobladas y el cabello recogido, una nueva tendencia masculina está asomando y viene desde varios países en los que los hombres están disfrutando llevar el cabello y la barba teñidos con los colores más vivos. Verde, azul, morado, amarillo, son los tonos más utilizados para dar color a la imagen masculina. Lo que más se destaca son los colores brillantes e intensos y la instantaneidad con la que se comparten las fotos en Instagram y Twitter. Las fotos se viralizan desde Estados Unidos y varios países de Europa y prometen llegar a los más osados hombres de Latinoamérica. 

En las últimas semanas las redes sociales se han llenado de selfies de hombres que se tiñen el pelo y/o la barba de azul, usando la etiqueta “merman” (hombre sirena), nombre que ha sido utilizado para bautizar la tendencia. Los hombres lucen este nuevo look paseando por playas estadounidenses o europeas, y muchos diseñadores de moda incluyen modelos que exhiben esta tendencia en las pasarelas mundiales más importantes. 

Pros y contras

Los gurúes de la moda y los diseñadores más top de la Semana de la Moda de Milán también gustan del look “merman”. Si bien el proceso es demasiado complejo para hacérselo uno mismo, al comienzo, para lograr un azul de color aceptable es necesario aplicarlo sobre un cabello blanco. Según explican los expertos, en los colores fantasía se necesita decolorar el cabello hasta el blanco, en dos fases, ya que primero queda amarillo y luego hay que matizarlo con violeta para alcanzar el blanco. El tinte se aplica sobre esa base, en este caso el azul, uno de los colores más elegidos en el look de tendencia. Los especialistas señalan que si no se realiza la decoloración, el tinte azul sobre un cabello natural nunca dará el tono deseado. En un cabello de color claro puede quedar verdoso, y en un pelo oscuro sin decoloración puede resultar algo desagradable. Recordemos que la decoloración sólo la puede realizar un profesional y cada zona del cabello se decolora a distintas velocidades. En general si el cabello es corto, el proceso puede durar alrededor de dos horas aproximadamente. 

Un pro de estos tintes de colores es que son considerados semipermanentes, es decir, si alguien se arrepiente puede muy pronto cambiar su look o volver al anterior. Dado que tienen poca tenacidad, se agarran poco al cabello. Se aplica a un cabello decolorado, más poroso y el tinte se escapa más fácilmente. Para mantener el color, recomiendan volver a la peluquería cada tres semanas para matizarlo. Los profesionales expertos recomiendan a los clientes no hacérselo ellos mismos ya que verán como el color se diluye día a día, adquiriendo gradualmente tonos aguados y pastel y hasta se puede tornar verdoso si no se lo ha decolorado bien. 

La barba es una zona muy sensible a los tintes de baja calidad, es un cabello muy duro y la piel de la zona es diferente a la de la cabeza. Si no se utiliza un producto bueno se puede ocasionar una irritación severa que puede extenderse hasta el cuero cabelludo. Algunos tintes de venta en supermercados tienen una química distinta de los productos que se venden en los salones y dejan el cabello texturizado. Los hombres en general suelen llevar el cabello corto, por lo que si se desea cambiar el look “merman”, en dos o tres cortes se puede tener un look totalmente nuevo. Se espera a que crezca el cabello unos centímetros para realizarse un corte y lucir una nueva imagen. 

Un nuevo concepto de masculinidad

Hace tiempo atrás se consideraba que los hombres debían conservar una estética sobria, casi aburrida. Se pensaba que la masculinidad estaba asociada a la prolijidad. Con la aparición de los metrosexuales, ubersexuales y hasta los hipsters, se fue corriendo el velo del prejuicio hacia lo que es o no es masculino en el mundo de la belleza. El merman, continuando esta tendencia disruptiva que sale de los cánones de la belleza masculina habitual, propone ser hombre y sentar tendencia, ser visto con colores en el cabello y la barba (algo propiamente masculino) sin verse amanerado o gay. El pensamiento retrógrado que consideraba que los colores eran para las mujeres, parece haber quedado en el pasado. Hoy los hombres pueden teñir su cabello y barba de colores vistosos y ser vistos como grandes sentadores de tendencia. 

En Instagram, Twitter y Facebook miles de hombres publican sus selfies con el hashtag #merman, y son furor. Los colores más elegidos son el azul eléctrico, amarillo o naranja fluorescente, y verde. Las redes sociales se han visto plagadas de este tipo de instantáneas y miles de seguidores acompañan con su voto de confianza esta tendencia. De esta manera, el mundo de las redes, al viralizar el look merman, se convierte en origen y promotor de una nueva tendencia estética a nivel mundial. 

El origen de la palabra, “merman” es la construcción masculina de “mermaid” (sirena en inglés), haciendo alusión a la imagen de las maravillosas y seductoras criaturas marinas que cautivaban a los pescadores con sus melenas de múltiples colores y su canto hipnótico. En su versión masculina, los “mermen” cautivan la mirada de hombres y mujeres por igual, derribando mitos y prejuicios sobre los colores que puede llevar un hombre y qué está permitido en el juego estético. El nuevo look permite a los hombres ser quienes quieran ser sin miradas dubitativas, simplemente admirando sus frondosas barbas y melenas de colores intensos, vibrantes  e infinitos. 




Fuente: Estilo Profesional
Web: www.estiloprofesional.net