agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

Cuidados masculinos

-+

La piel del hombre

Cada vez más hombres deciden cuidar su piel y así evitar manchas, envejecimiento prematuro y retrasar la aparición de las primeras arrugas. La piel del hombre es naturalmente diferente a la de la mujer, es algo más gruesa y grasa, pero también debemos tener en cuenta su biotipo para elegir el tratamiento que mejor se adapte a las necesidades de la piel. Aquí van algunos tips, para que puedas reconocer tu tipo de piel.

Si tienes piel seca, significa que la misma puede ser alípida o deshidratada ¿cómo diferenciarla?. Generalmente las pieles alípidas, son pieles maduras, con flaccidez, ptosis; en cambio, las pieles deshidratadas no tienen edad, naturalmente todas las pieles tienden a deshidratarse.

También la piel puede presentar un exceso de sebo, de forma tal que la clasificaremos como piel grasa o piel seborreica ¿cómo reconocerlas? Si la grasitud se encuentra exclusivamente en zona T (frente, nariz y mentón) la clasificaremos como piel grasa, en cambio, si la grasitud se encuentra en todo el rostro, estamos frente a una piel seborreica. Si sentís calor, ardor y tu piel se enrojece fácilmente, significa que tu piel es sensible. En cuanto al cuidado diario que le podes brindar a tu piel podemos organizarlo de la siguiente manera. Limpiar la piel, dos veces al día, por la mañana y por la noche. Los pasos de higiene consisten en elegir un producto de limpieza según biotipo cutáneo. Por ejemplo: si tu piel es más bien grasa-seborreica, el producto indicado sería un gel de limpieza, en cambio si tu piel presenta una grasitud normal y/o además algo de deshidratación, te conviene una leche de limpieza. Por otro lado si tu piel es extremadamente deshidratada, con mucha sensación de sequedad y tirantez o alípida, lo ideal sería una crema de limpieza. Este producto de limpieza se aplica masajeando de forma circular sobre el rostro, el cuello y el escote, luego se retira, preferentemente, con esponjas faciales, humedecidas con agua.

A continuación del primer paso de higiene, viene la aplicación de una loción que nos ayudara a culminar la limpieza de la piel, nuevamente elegiremos el producto según biotipo. Si en tu piel hay brillo u oleosidad, lo ideal sería una loción astringente, en cambio, si tu piel tiende a ser más deshidratada o seca, convendría una loción herbácea y/o tonificante. En ambos casos, se embebe un algodón y se pasa por arrastre en todo el rostro, cuello y escote. Ahora sí, con la piel limpia, ya podemos aplicar el producto específico, que podrá ser humectante, reafirmante, nutritivo, antiage, etc. Este es el momento donde además, puedes aplicar un producto específico en el contorno de los párpados, en el orbicular de los labios, etc. Finalmente es el momento de proteger tu piel y aplicar el factor de protección solar.

Por las noches se deben repetir los pasos de higiene, (gel, leche o crema de limpieza) y loción (astringente, herbácea y/o tonificante), luego de limpiar, aplicar el producto específico nocturno, que podrá ser el mismo que el del día o podrá ser un producto que estimule la renovación celular, ideal para ser utilizado en los meses de invierno, para favorecer la exfoliación natural de la piel. Es importante recordar que la piel del hombre sufre día a día con el rasurado, por lo cual es importante elegir un producto que facilite el afeitado y que descongestione y/o hidrate luego de rasurarse, son productos conocidos como “after shave”. En muchos casos, también vienen con triclosán o algún otro bactericida para mantener la asepsia luego del rasurado. En todos los casos, el mejor tratamiento es la prevención, así que el momento de comenzar es ahora.




Autor: Carolina Bonaluce / Cosmiatra, esteticista.