agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

Nuevas tecnologías en planchitas

-+
Ultimamente vemos nuevas tecnologías aplicadas en la industria del cabello. A la hora de elegir una planchita ahora aparecen dudas. Las planchas alisadoras han sufrido grandes cambios, originalmente incorporaban resistencias de hilo que combinadas con termostatos, conseguían un calentamiento rápido, pero con oscilaciones de temperatura. Es decir, la temperatura de trabajo no era constante y durante su uso se detectaban fuertes subidas y bajadas de temperatura. Con el tiempo, ese tipo de resistencias fueron sustituídas por la nuevas resistencias de PTC cerámicas. Estos nuevos elementos de calentamiento eliminan el termostato adicional al ser autorregulables y disminuyen el número de reparaciones. Su ventaja principal radica en una temperatura de trabajo estable, con la cual el trabajo es más agradable, sencillo y rápido. Las nuevas tecnologías introducidas por los fabricantes radican en los materiales introducidos en las placas alisadoras. Hasta hace poco tiempo, las placas eran de aluminio con tratamientos superficiales tipo anodizados, con los cuales, se aumentaba la seguridad. Se utiliza el aluminio porque reparte el calor muy rápidamente, de manera que la temperatura en toda la placa es uniforme. Pero quedaba un tema a solucionar, el contacto metal-cabello no era del todo adecuado, ya que se producían cargas electrostáticas que podían erizar el cabello y su uso junto con productos no era del todo recomendado en todos los casos. Es por eso que los fabricantes introducen en sus nuevos modelos modificaciones en las placas para mejorar esas dos cualidades. Esas nuevas planchas llamadas cerámicas, iónicas, o términos parecidos, incorporan recubrimientos adicionales sobre el aluminio del tipo teflón e incluso de teflón con aditivos como el polvo cerámico y últimamente el titanio. Estos recubrimientos mejoran el alisado del cabello eliminando la creación de cargas electrostáticas en el cabello, quedando el mismo con más caída, y pudiendo ser utilizadas conjuntamente con productos que mejoran el alisado. La adición del polvo cerámico y el titanio mejoran los resultados y alargan la vida de las placas. También hay en el mercado planchas con placas en cerámica, pero en éstas la conducción del calor no es tan buena como en las de aluminio con recubrimiento, de manera que se producen puntos a muy diferentes temperaturas dentro de la superficie de la placa. Es por ello, que se ha de recurrir a elementos calefactores no cerámicos del tipo más antiguo, con lo cual se pierden las ventajas de las resistencias cerámicas.
Es importante no confundir el término iónico de un secador de última generación con el térmico iónico aplicado a las planchas de alisado. En los secadores, éstos disponen de un generador de iones negativos que al interaccionar con el agua del cabello, ofrecen una serie de beneficios en el secado. En el caso de las planchas, el término iónico se refiere a su capacidad de no generar cargas electrostáticas sobre el cabello que lo dejarían erizado. Para saber el tipo de placa que incorpora o tratamiento que incorpora una planchita tenemos que tocar y mirar la placa. Las tradicionales de aluminio tienen diminutas rayas longitudinales que se ven con los reflejos pero no con el tacto. Las que incorporan recubrimientos adicionales tipo feflón, son más uniformes al igual que la superficie de una sartén de cocina, de diferentes colores y siempre sin brillos. Al tacto, las de aluminio, en apagado, son frías como el metal, y las que tienen recubrimiento mantienen temperaturas más parecidas a la ambiental. Hay que tener cuidado a la hora de comprar una planchita, y referirnos siempre a las marcas más reconocidas del mercado que cuentan con trayectoria y respaldo en este rubro.