agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

Decolorantes capilares

-+
A nivel microscópico la superficie de la estructura del cabello está cubierta por una serie de escamas diminutas llamadas cutículas capilares, que son las que determinan la tonalidad y cuando se encuentran alineadas y saludables tenemos un cabello brillante y sedoso. El color de la cabellera está determinado, como en el resto de la piel, por la cantidad de melanina, sustancia encargada de dar color. Respecto al folículo piloso, es en las cutículas donde se deposita la mayor cantidad de melanina y dependiendo de cada tipo se condicionará el color de la cabellera. Si lo más abundante es la eumelanina o pigmento granuloso, el cabello será de castaño a moreno, mientras que si es la eomelanina o pigmento difuso la tonalidad será del castaño claro al rubio.
La melanina es resistente a los agentes que promueven la liberación de oxígeno y que serían los más indicados para aclarar el cabello. Sin embargo, hay sustancias, una de ellas el peróxido de hidrógeno, a la que dicho pigmento es sensible. Este componente se encuentra en el agua oxigenada (en concentración de 3%) y también en polvos, cremas y aceites fabricados con este fin al 6% o más. También el amoníaco es una sustancia habitualmente utilizada, en diferentes proporciones para decolorar en cabello. La decoloración del cabello con agua oxigenada destruye la melanina de las cutículas capilares y por ello es posible obtener toda una gama de intensidades, desde una simple disminución del tono hasta una decoloración completa. La adición de amoníaco y la elevada concentración de agua oxigenada, hasta 40%, aumenta el efecto decolorante, pero es posible que dañe la estructura capilar.
Si el cabello es naturalmente claro o se encuentra en buenas condiciones, los decolorantes pueden aplicarse con confianza. Pero es conveniente aplicar previamente tratamientos hidratantes y protectores. Al actuar en cabellos maltratados, en los que las escamas o cutículas han sufrido daño y se encuentran desordenadas, abiertas o quebradas, el proceso de aclarado puede ser muy agresivo y afectar toda la estructura capilar. Por eso cuando el cabello haya sido sometido a un proceso de decoloración es fundamental tener en cuenta que requerirá especial atención para evitar que se torne reseco y sin vida, ya que se ha modificado la estructura de sus cutículas. Para ello existen productos profesionales que ofrecen alternativas para cada situación.