agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

¿Qué es la caspa y cómo debemos tratarla?

-+

Varios estudios realizados en los últimos años revelan que la mitad de la población de nuestro país sufrió de caspa en algún momento de sus vidas. Pero, ¿qué es la caspa, cómo se origina y cómo debe tratarse?. En esta nota un pantallazo sobre lo que es necesario saber sobre esta enfermedad del cuero cabelludo.
Si bien no ocasiona grandes trastornos corporales, llevar el cabello nevado, con polvillo blanco, no está bien visto por la sociedad. Estéticamente genera un problema de imagen, ya que quien padece caspa ve disminuir su autoestima. Luego de la transpiración con mal olor, el mal aliento y el sudor excesivo, la caspa se ubica en el ránking de las afecciones que causan mayor verguenza y hay muy poca conciencia para solucionarlas. Los motivos de la inercia radican en la acentuada desinformación acerca del problema de la caspa. Las consecuencias físicas son picazón, ardor e irritación. Estos síntomas, sumados a la pérdida de seguridad personal e incomodidad generan trastornos emocionales.
Algunos de los mitos alrededor de la caspa incluyen la creencia de que la caspa se cura y que es contagiosa, ambas afirmaciones erróneas. La caspa no tiene cura porque el microorganismo que la causa se encuentra permanentemente en el cuero cabelludo de todas las personas y tampoco es contagiosa ya que la mayoría de las personas posee en su cuero cabelludo el hongo que la genera, sólo que en algunos casos el ciclo natural del hongo se ve afectado, lo que causa la caspa visible. La capa superior de la piel del cuero cabelludo, la epidermis, consiste en las células muertas que gradualmente se descaman y son reemplazadas por células de las capas inferiores. Cuando hay un aumento en la pérdida regular de células de la superficie de la piel, las células pueden agruparse para producir escamas visibles llamadas caspa, o según su nombre clínico, Pityriasis Capitis.

Origen
Lo que causa la caspa es un hongo llamado Malassezia Furfur que puede encontrarse en la superficie de la piel tanto de personas saludables como de aquellas con caspa visible. Cuando este microorganismo crece demasiado rápido o el cuero cabelludo es débil, la renovación natural de las células resulta afectada y se crea el problema de la caspa que trae como consecuencia picazón, ardor e irritación además de generar un impacto negativo en la imagen personal de quien la padece. La caspa se caracteriza por la presencia de partículas blancas o amarillentas en el cuero cabelludo y/o el cabello, que los médicos llaman escamas. La caspa esta compuesta de células muertas que se desprenden de la piel como resultado del metabolismo acelerado. Esta afección representa un desequilibrio en el proceso natural de eliminación de células en el cuero cabelludo. La personas con caspa eliminan las células muertas del cuero cabelludo a una frecuencia mucho más alta que la normal. La gran cantidad de células desprendidas provoca una proliferación de microorganismos, la flora microbiana, en el cuero cabelludo.
La caspa es más fuerte y común en personas de 20 a 30 años, puede comenzar en la adolescencia y es muy rara en la vejez. Cuando comienza no es fácilmente visible, se empieza a notar cuando las escamas son más grandes por la acción de las bacterias y/o problemas de exceso de sebo. La caspa puede causar picazón en la cabeza y al rascarse se expande la infección. Las partículas de caspa son desagradables a nivel estético para la mayoría de las personas y éste es el motivo principal por el cual las personas que la padecen se deciden a tratarla. Los dos tipos principales de caspa son seca y grasosa. La caspa seca normalmente aparece en la prepubertad y se caracteriza por la presencia de escamas finas. Estas pueden crear una capa de polvo blanco en el cuero cabelludo que se elimina más fácilmente porque se desprende pero reaparece rápido. La caspa grasosa puede aparecer durante la adolescencia debido a la alta producción sebácea. Las escamas se localizan en el cuero cabelludo y son grasas.
La caspa tiene un origen incierto, y sus escamas pueden estar en pestañas u otras áreas cubiertas de pelo. Si bien no se sabe de forma cierta qué la produce, está acompañada por la proliferación de microorganismos (bacterias) que se reproducen en el cuero cabelludo. A menudo aparece en la pubertud como consecuencia de los cambios hormonales, pero hay otros factores relacionados a esta afección, como ser el uso de algunos productos para el cabello, ciertos medicamentos, estrés, cansancio, contaminación y cambios de estación. 

Tratamiento
Uno de los tratamientos recomendados es mantener el cabello limpio, y de ser necesario lavarlo todos los días. Esto es para suprimir la proliferación de bacterias, luego se debe desinfectar utilizando un champú o loción anticaspa. En algunas ocasiones la caspa puede ser muy resistente o en otros muy fácil de curar. Por lo general la caspa reaparece en ciclos, de manera que deben tomarse recaudos para mantenerla bajo control. Los tratamientos intensivos no pueden extenderse por demasiado tiempo porque pueden irritar al cuero cabelludo generando más caspa.
El uso de champúes y lociones es uno de los tratamientos más usuales, ya que la mayoría de la gente puede eliminar la caspa sin una receta médica. Estos tratamientos contienen ingredientes antifúngicos; los ingredientes activos más usados en estos casos son ácido silacilico, ketoconazol, piritiona de zinc y ciclopiroxolamina. Los champúes pueden tener uno o dos de estos ingredientes. Muchos médicos recomiendan alternar el uso de champúes que contengan diferentes ingredientes activos para que el tratamiento sea más efectivo. Los champúes recetados por el medico usan los ingredientes ya mencionados y otros. Estos champúes son fuertes y algunos tienen contraindicaciones o instrucciones especiales de uso. Al utilizarlos es necesario dejarlos en el cabello por unos pocos minutos para que actúen. Ya curada la caspa se recomienda usar el champú anticaspa una vez por semana para mantenerla bajo control y evitar que regrese. Si la caspa no se cura con champúes o lociones será necesario hacer una consulta al médico. 

Caída del pelo y dermatitis seborreica
Los expertos consideran que hay un vínculo entre el cuero cabelludo con irritación y la calidad del pelo, y que esta situación puede contribuir al debilitamiento o la caída del pelo debidos a la caspa y el quiebre del cabello. Resulta muy normal la necesidad de rascarse el cuero cabelludo con picazón, y hacerlo probablemente alivie esa sensación, pero puede empeorar la situación. Esto se debe a que al rascar se liberan las escamas de piel y aumenta la caspa visible. También puede debilitar el pelo, haciendo que sea más propenso a quebrarse, lo que reduce también la cantidad de pelo en la cabeza.
Por otra parte, la dermatitis seborreica es un problema de la piel que afecta a las zonas del cuerpo donde se produce el sebo, incluído el cuero cabelludo y el rostro. Los científicos consideran que es una forma extrema de caspa. La dermatitis seborreica provoca piel roja que se descama, con manchas escamosas y picazón. En cueros cabelludos grasos particularmente, los signos visibles de la caspa pueden ser de color amarillento. Las personas que tienen este problema en general se sienten avergonzadas por la piel roja y la picazón. Es persistente, pero con un tratamiento que incluye el uso de shampoo anticaspa y en ciertos casos el uso de lociones aplicadas directamente al cuero cabelludo, puede controlarse.



Fuente: Estilo Profesional
Web: www.estiloprofesional.net