agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
Cosmética Masculina
ampliar Imagenes

Cosmética masculina

-+

Usar o no usar cremas antiarrugas, ésa es la cuestión. Los hombres de este nuevo siglo han tenido muchos cambios y dejaron que la cosmética irrumpa en su vidas en pro de un beneficio estético y de salud. Pero fuera de los “metrosexuales” o los “neosexuales”, los hombres en general siguen teniendo reticencias a usar cremas anti-age. Ellos pueden ir al gimnasio varias veces por semana, pueden realizar tratamientos para la caída del cabello o acudir a nutricionistas para bajar de peso, pero las cremas para ellos aún siguen siendo “cosa de mujeres”. Esta contradicción impera hace varios años, ya que ellos desean cuidar su imagen pero rechazan cualquier hábito que ponga en duda su masculinidad u orientación sexual.
Las marcas de cosmética masculina luchan diariamente para vencer los prejuicios de estos hombres y ayudarlos a decidirse para combatir las arrugas. El punto de venta parece ser vital a la hora de la comercialización de este tipo de productos, ya que los hombres prefieren comprar estos productos en supermercados, donde no hay un vendedor que los presione y pueden elegir libremente pasando desapercibida su elección. El terreno que pretenden ganar las marcas dedicadas a este nicho es el de los hombres que son conscientes de la importancia de su imagen, pero que aún dudan de dar el gran paso hacia las cremas. Ellos son los ejecutivos que están siempre de traje y corbata, elegantes, el chico “cool” que come sushi y va a los barcitos de Palermo Hollywood, los jóvenes que pasan varias horas frente a sus espejo y los electrónicos que siguen las fiestas Creamfields.
Las marcas pretender ir por más y llegar a estos tipos de hombre que están por caer en los encantos de las cremas. Ellas quieren demostrar que la coquetería no se contradice con la masculinidad y que la armonía física lleva a un bienestar completo, como dice el refrán “mente sana en cuerpo sano”.



Fuente: Estilo Profesional