agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
Damien Carney
ampliar Imagenes

Entrevista a Damien Carney

-+
Damien Carney es un consagrado estilista especializado en sesiones fotográficas para editoriales, programas de televisión, modelaje, campañas publicitarias, y muchas áreas más. También se destaca por sus shows y entrenamiento a nuevos estilistas. Discípulo de Trevor Sorbie y con un estilo único, Carney tuvo una entrevista exclusiva con Estilo Profesional en la que comparte su historia, secretos profesionales y filosofía de trabajo.

¿Cómo empezaste en la profesión?
Comencé con la peluquería cuando terminé la escuela, a los 16 años. La peluquería siempre me fascinó, desde que mi madre iba al salón y mi padre a la barbería. Me gustaba el cambio instantáneo y cómo resaltaba una energía de bienestar que sólo se consigue en nuestra industria. Crecí viendo todos los estilos, el de los años ’70, ’80, ’90, todas décadas y estilos fabulosos. Amo cómo el cabello puede traer a alguien a la vida.

¿Dónde diste tus primeros pasos?
Mis padres insistieron en que fuera a la escuela de belleza para obtener mi título en estilismo. Yo quería ir directo al salón y meterme de lleno en la profesión, pero me alegro de haber ido a la academia ya que me dio conocimientos de todo. Luego comencé en varios salones para poner en práctica mis habilidades. También me vi atraído hacia compañías que tenían sus salones y centros de entrenamiento y academias. Amo el desafío técnico y creativo, ambos son diferentes habilidades, pero se complementan.

¿Quién fue tu mentor y te inspiró?
Trevor Sorbie, un hombre único, técnica y creativamente brillante. Un estilista particular, y un maravilloso y divertido ser bajado a la tierra.

¿Cómo llegaron a vos los famosos?
Por mi agente, fotógrafos, el boca en boca, por haber visto mi trabajo. Tenés que promocionarte para atraer lo que estás buscando. También a través del trabajo en red y conectándome con la gente correcta que trabaja con celebridades, modelos, en pasarelas, sesiones de fotos, etc. Si vas en busca de tu objetivo y sos persistente y profesional, entonces todo viene hacia vos.

¿Cómo creás un estilo?
Hay varias maneras, hay trabajo de salón, de shows, seminarios, editoriales, cinematográficos. Todos son muy diferentes y requieren habilidades diferentes y un proceso pensado. Al final del día lo único que espero es haber hecho bien las cosas y que el look quede bien en la persona que lleva ese estilo. El cabello y moda de hoy es más abierto y celebra los largos, texturas y formas. En el pasado eso no era tan libre. Yo creo un estilo que encaja con la forma de la cara, la estructura ósea, el estilo de vida, la textura del cabello, entre otras cosas. Quiero que mi estilo de cabello se lleve con confianza.

¿Qué significa el AIPP y otros premios para vos?
Creo que son un factor motivador para muchos estilistas y una sana competencia es buena para todos ya que empuja los límites que de otra manera no serían desafiados. La competencia mantiene los estándares altos y conduce a la industria hacia adelante. El AIPP es único porque atrae a los mejores estilistas del mundo, los estándares son altos y eleva el nivel de la industria.

¿Cómo fue tu experiencia en el programa America’s Next Top Model?
Interesante, el mundo del modelaje es extraño, algunas modelos se vuelven locas y otras son simplemente dulces. En ese mundo tienen una vida con fecha de vencimiento, porque pronto están fuera de circuito, salvo raras excepciones. Siempre habrá una chica más rubia, más flaca, más joven y aún más sexy. Yo vivo en Los Angeles, Estados Unidos, y es la capital de cine del mundo, así que lo veo todo. Pero yo tuve una linda experiencia, mi trabajo era hacerlas ver bien a través de la visión de los fotógrafos y alentarlas.

¿Cómo te preparás para crear una colección?
Empiezo con un concepto, trabajo con un equipo que trae la visión a la realidad (fotógrafo, maquilladora, vestuarista, etc). Pero como he madurado, focalizo toda mi atención en conseguir la modelo correcta para darle vida a la idea. Una modelo puede arruinarte o hacerte lucir la toma. Siempre trato de encontrar modelos interesantes, hermosas, que harán ver bien mi sesión. He trabajado con vestuaristas increíbles que puden proveer alta costura directa de París. Trabajé con artistas del maquillaje que esculpen y pintan la cara, pero también he trabajado sin vestuarista y a cara lavada. Todo depende de la traducción del concepto y de la conexión con el fotógrafo que lo hace realidad. Es todo acerca del trabajo en equipo, la química en el estudio, la locación. Si hubo química en la sesión, se verá en las imágenes.

¿Cómo te inspirás?
De muchas maneras, la moda, el arte, las películas. Pero la inspiración no debe ser forzada. Tengo días en los que el cerebro está vacío y otros en los que explota. La inspiración no es dónde buscás tus ideas, sino cómo las buscás y cómo las traducís al mundo actual.

¿Qué es el Salón Covent Garden y cómo llegaste allí?
Vi un show de Trevor Sorbie y quedé fascinado, nunca había visto un trabajo de semejante nivel. Adoré su visión y artística y apliqué para trabajar con él. Tenía 23 años en esa época, y me tomó una prueba Trevor. Yo estaba aterrorizado, tenía confianza pero era Trevor Sorbie al fin y al cabo. Trevor miró mi trabajo y me dijo que me emplearía pero sólo luego de reentrenarme. Me entrené por 8 semanas, y fue lo mejor que hice en mi vida. Trevor me enseñó a pensar diferente y esperar la excelencia en todas las ocasiones. Me enseñó a ser un técnico perfeccionista y un artista libre de espíritu. Estoy muy agradecido porque me hizo ser la persona que soy ahora.

¿Cómo fue trabajar con artistas como Souleiman, Beenders y Mackinder?
Grandioso, como lo es ahora cuando me los encuentro en los eventos de la industria. Ellos estaban empezando sus carreras, tal como lo hacía yo. Creo que son increíblemente talentosos, grandes artistas. Me considero afortunado de haber trabajado con ellos. Nos divertimos, tuvimos momentos hilarantes, creativos, que nunca olvidaré.

¿Qué significa el color para vos?
No trabajo el color, me entrené en él, pero en todos los salones que trabajé hay departamentos especializados en química o corte y terminación. Yo me dediqué al corte y finalizado. Creo que es raro ser bueno en todo. Hay un dicho que dice que el que mucho abarca poco aprieta. Creo en encontrar la pasión verdadera y amor en el trabajo y hacerlo de la mejor manera. Tengo muchos amigos que son expertos en color, y me encanta hablar con ellos y compartir su visión y cómo hacen realidad una forma en el mundo del color. La vanguardia se trata de complementar el color con el estilo y look completo.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
He viajado por el mundo y vi las ciudades más maravillosas. Me encanta compartir ideas y ver a otros estilistas entusiasmados con pasión por lo que hacen. Aprendo mucho de otros peluqueros. Despierto cada día y cada día es diferente. Me considero realmente muy afortunado. Creo que uno hace que las cosas sucedan o no sucedan. Aún cuando no funcione, tenés que ser persistente, y si te caíste, levantarte y seguir adelante. Creo en el poder del pensamiento positivo.

 ¿Qué pensás de los peluqueros argentinos o latinoamericanos?
Creo honestamente que todos somos creativos, pero no creo que todos tengamos un gran gusto. Estoy hablando mundialmente. La cultura latinoamericana es única, con su textura de cabello, estilo de vida, clima, moda, y eso se refleja en el look y sentimiento del cabello. Tengo amigos que son argentinos/ latinos, que son verdaderamente talentosos. Amo el hecho que los argentinos y latinos no temen experimentar. Ellos tienen un gran sentido de la belleza en su trabajo y eso es lo que cuenta al final del día.

¿Cuál es tu sueño profesional?
Estoy viviendo mi sueño, disfruto cada día como el día que empecé a mis 16 años. Tengo un estilo de vida maravilloso, con amigos y colegas que sienten lo mismo. Mi sueño es que esto continúe en el futuro.



Fuente: Revista Estilo Profesional
Autor: Priscila Pauline