agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

Wellness Man
Aporte de la cosmiatría a la estética masculina

-+
Escribe: Nora Rubín (*)

La piel del hombre es diferente a la de la mujer porque tiene mayor espesor dérmico, mayor cantidad de colágeno y fibras elásticas, mayor cantidad de glándulas sebáceas y mayor número de folículos pilosos. Las arrugas del hombre llegan abruptamente y son más intensas. La construcción de la identidad masculina a lo largo del tiempo ha sido acorde a sus costumbres y características cambiantes. Desde el rústico hombre de las cavernas, pasando por infinidad de cambios, se llegó a definiciones novedosas. “La identidad masculina es una construcción, y no una esencia” sostiene Fabián Ramos Venturini, psicoanalista peruano.
En los modelos masculinos de los últimos tiempos se observa el ícono del hombre oso, “cuanto más feo, más hermoso”; los metrosexuales se distinguen por el cuidado extremo de la apariencia; el ubersexual es varonil, elegante y rudo; el metroemocional es un hombre sensible y protector; y el wellness man se preocupa por su apariencia pero también por su salud, estado físico y emocional.

Wellness man

Las causas que declaran los hombres para su cuidado personal son: mejorar la salud, sentirse mejor fisicamente, mejorar el estado de ánimo, agradar a su pareja, lucir más joven, estar al día, a la moda. La importancia del cuidado personal excede a modas, parejas o ganas de lucir más jóven, es considerado un factor relacionado con la salud y el bienestar general psicofísico. (Fuente: Estudio de cosmética masculina de D´Alessio – Irol).
Algunas opciones elegidas para alcanzar el bienestar para el cuerpo son: dieta, consumo de frutas, verduras y abundante agua, ejercicios para mejorar el sistema cardiovascular, ejercicios de resistencia y entrenamiento. Para la mente: yoga, meditación, stretching, reiki. Para el espíritu: lectura, música, cine, arte. Un alto porcentaje de estos hombres son asiduos asistentes a gimnasios y clases de deportes como fútbol, tenis y golf. Según las distintas sociedades, existen diferentes miradas sobre el wellness man, las sociedades machistas ven estos rasgos como una feminización del hombre, mientras que las sociedades abiertas lo asocian a la salud y bienestar. Incorporarse a este universo no implica una disminución de la masculinidad; evidencia un cuidado por la salud y la apariencia, lo cual demuestra que se ha derribado el umbral del prejuicio.
Más allá de la espuma de afeitar y el after-shave
Un 74% de los hombres dedica sólo 22 minutos al cuidado diario y lo considera suficiente, mientras que 5 de cada 10 hombres emplearían más tiempo si lo tuvieran. (Fuente: Estudio de cosmética masculina, Revista Men´s Health). Las etapas de la vida del hombre traen aparejadas ciertas problemáticas. En la adolescencia se presenta el acné; a los 40 años, a pesar de que en los 30 aparecen los primeros signos, aparece el temor a envejecer; a los 50 años aparecen bruscamente arrugas profundas y flaccidez submentoniana; a los 70 años se produce la caída de los párpados. El perfil del hombre que más se preocupa por su aspecto fisico fue definido entre los 35 y 45 años, soltero, de clase media, con estudios superiores y laboralmente activo.
La importancia de la apariencia y el cuidado personal
Un alto porcentaje de hombres hace algo para lucir mejor. El sentirse o lucir mejor, además de saludable, es considerado un factor importante en estos días para el desarrollo laboral, la relación con la pareja, la relación con los hijos. Pero la preocupación por lucir mejor aparece con mayor fuerza en dos momentos de la vida del hombre: la juventud y cuando tiene hijos adolescentes. (Fuente: Estudio de cosmética masculina de D´Alessio – Irol). Los principales puntos de preocupación son: barriga 29%, mejorar la piel de la cara 21%, prevenir caída del cabello 19%, tener la piel firme 8%, disimular el acné 7,3%, reducir arrugas 7,1%, disimular la calvicie 3%. (Fuente: Estudio de cosmética masculina, Revista Men´s Health).
Las consultas más frecuentes son por: irritación post-afeitado, oleosidad-brillo, deshidratación-descamación, arrugas peri-orbitales, calvicie y doble mentón. Los productos más usados por estos hombres son los no oleosos, fáciles de aplicar, de rápida absorción, que hidratan y protegen todo el día con perfumes neutros. El 25% de estos hombres son asiduos usuarios de cremas hidratantes y otro tanto de leches de limpieza y tónicos.

Valoraciones cruciales

A la hora de atender a este tipo de hombres deberemos tener en cuenta la rapidez en los tratamientos, un espacio de privacidad, un ambiente tranquilo, y proveer resultados. Además, estos hombres gustan utilizar productos exclusivamente masculinos, son fieles a los productos y consecuentes con las indicaciones. Los vehículos y principios activos utilizados son: bálsamos, geles, serum, emulsiones, triclosán, aloe vera, manteca de karité, vaselina líquida, alantoína, ácido hialurónico, regaliz, vitamina C, extractos glicólicos de manzanilla. El protocolo de tratamiento incluye higienización cutánea (remover detritos), disminución del grosor de la capa córnea, equilibrio de la secreción sebácea, extracción de elementos (espinillas, comedones), descongestión, hidratación, revitalización y masajes.
Se utilizan como tratamientos el mineralograma, la detección de elementos desequilibrados orgánicos, plasma rico en plaquetas, regeneradores autólogos, síndrome metabólico, tratamiento de la andropausia, radiofrecuencia en tratamientos de rejuvenecimiento, melatonina, sueño y antioxidación, sexualidad y neurotransmisores, medicina ortomolecular, cosmética de ultima generación y biotecnología, toxina botulínica y cirugías menores. Para el hombre, sentirse bien y tener una buena apariencia produce bienestar anímico y emocional. Los hombres quieren gustar y gustarse. Se cuidan y lo hacen sin complejo alguno.

Nuestra tarea: concientizar
Para algunos sigue siendo difícil cuidarse, ya sea porque a menudo no disponen de tanta información sobre su tipo de piel y la forma de cuidarla o aún por barreras culturales. “La piel masculina es generalmente menos delicada que la femenina. Sin embargo los riesgos de los rayos ultravioleta, de los radicales libres, y de padecer imperfecciones como comedones, arrugas, flaccidez y descolgamientos, son los mismos en ambos sexos”, sostuvo la Dra. Elena González Guerra en el 38º Congreso Nacional de Dermatología en Málaga en 2010.

(*) Cosmetóloga, Embajadora Diplomática de Latinoamérica del EHESB.



Fuente: Revista Estilo Profesional
Autor: Nora Rubín