agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

¿Cómo y cuando me inicio en la cosmetología?

-+

Impacto personal/social

La sociedad reclama respuestas adecuadas a una creciente demanda en la solución de diferentes problemas, enfermedades, cuestiones estéticas y cosméticas por el gran impacto que estas profesiones tienen sobre la autoestima y en el éxito social, laboral , familiar, conyugal, el amor y en la vida misma. Ya en la antigüedad la cosmética y el arte del aseo eran vistos como una técnica de la medicina, cuyo fin era preservar la naturaleza física y servía como método de prevención.
Los tratamientos cosmiátricos evolucionan constantemente buscando nuevos y diferentes métodos que permitan tratar mas rápida y efectivamente a los pacientes. La demanda se presenta con una búsqueda de respuestas rápidas y excelentes. La cosmetología enseña fundamentos científicos básicos y conceptos etiológicos, biológicos, histológicos, fisiopatológicos, semiológicos, químicos, farmacológicos,  cosmetológicos, entre otros, para que cada profesional entienda el por qué de su labor y de los objetivos del tratamiento y no los repita meramente como un autómata.

Los conceptos en cosmiatría
Se intenta desarrollar en cada profesional un orden de pensamiento para que luego sea traducido en diversas estrategias para que sean aplicadas a una metodología de prácticas de gabinete. El conocimiento de los conceptos permite al nuevo practicante ubicarse rápidamente en el caso que tiene ante sí y tratarlo de la mejor forma En el Antiguo Egipto, el cuidado del cuerpo era practicado por los sacerdotes y luego copiado por la clase aristocrática. Prevenían oftalmias por medio de una secreción lagrimal causada por la irritación producida por el maquillaje de los ojos.
¿Qué hago? La cosmiatra recién recibida suele o debe preguntarse sobre: deseos, aptitudes, vocación, satisfacción (dar y recibir), expectativas, poderes y deberes. ¿Cómo? Dependiente o independiente (dueño o empleado), institución pública o privada, medio hospitalario, gabinete privado o público, venta de otros servicios o productos además del servicio, combinación de los anteriores. ¿Cuando? En el momento en el cual conteste las siguientes respuestas con una afirmación: experiencia suficiente para atender un paciente sola, seguridad de sortear emergencias, necesidad de ser independiente, pero con el apoyo de una institución o lugar de pertenencia. La puesta en práctica debe implicar un compromiso con lo siguiente: metodología de trabajo reconocida, cuidado en el orden de las tareas, diagnóstico minucioso, utilización de los recursos terapéuticos disponibles, información y enseñanza a los pacientes

Metodología
Comenzar con un esquema práctico y simple que permita hacer frente a las diversas exigencias del trabajo de gabinete. El trabajo ordenado dará buenos resultados y la adquisición de una buena experiencia. Esta base posibilitará la improvisación creativa y la elaboración de formas de trabajo propias y a veces únicas (cada maestrito con su librito). Tener en cuenta  siempre límites prudentes, sabiendo donde termina lo estético y comienza la patología. El apoyo de la interconsulta es muy aconsejable. Recordar el orden de las tareas a realizar: conservar la piel sana o sanarla, tratar o corregir alteraciones cosméticas y/o estéticas y otorgar mayor belleza. Los pilares del éxito en el gabinete son: un diagnóstico acertado, que es fundamental y a veces muy difícil; preparar la piel correctamente; tener habilidad manual o adiestramiento en las tareas a realizar, así como en el uso de aparatos auxiliares; proponer siempre un buen seguimiento y disponibilidad de consulta.

La clínica y el diagnóstico
Tres aspectos claves a tener en cuenta en el gabinete: 1. Derivar pacientes con patología que requiera tratamiento médico (epiteliomas, nevos, várices y algunos edemas). 2. Tratar conjuntamente problemas con el médico (acné, rosácea, fotoenvejecimiento). 3. Recordar las bases del diagnóstico en gabinete: historia clínica, examen visual general y localizado, examen manual o palpación de la piel y visual combinado, examen de la piel con elementos auxiliares, definir el problema a corregir (a veces conviene hacer una terapia de recuperación antes de una de corrección), es imprescindible el conocimiento de química cosmética básica y es necesario actualizar los conceptos.
Los múltiples recursos: productos en cosméticos activos y vehículos; métodos cosméticos mixtos, productos y aparatos; masoterapia; aparatología, métodos especiales (peeling); medios de sostén y apoyo (nutricionista, deportólogo, kinesiólogo, dermatólogo); hábitos de vida: los protocolos a seguir por el paciente en el hogar.

Recomendaciones
Terminar la carrera es sólo el comienzo. Actualizarse: disposición a aprender nuevos métodos, asistir a cursos, grupos de estudios y participar en investigaciones. Mirar al cliente/paciente como una persona y no como enfermedad, no se trata de una piel enferma, sino de una persona con problemas de piel que repercute en su vida familiar, social y ocupacional. Personalizar el tratamiento, cada paciente es único. Abordaje holístico: recordar que el paciente es un ser bio-psico-social-espiritual. Indagar sobre la aparición del síntoma y verificarlo con la historia de vida. Aprender de otros profesionales y de otras profesiones.Integrar equipos terapéuticos multidisciplinarios.
Realizar tratamientos que uno sabe hacer y derivar los casos en los que no tenemos competencia. Cuidar la ética profesional, no desacreditar colegas. Registrar los datos del paciente adecuadamente y conservarlos en forma ordenada. Averiguar los límites legales de la práctica y respetarlos.

Guía para los principiantes y para educar a sus clientes
Tener en cuenta las diferencia de género y la moda o costumbres y que la recuperación toma a veces mucho tiempo (ir lento). Tranquilidad: el entusiasmo es normal, pero no exagerar. Espacio: dar suficiente tiempo a que el tratamiento surta efecto. Límites: cuanto menos reglas y más sencillo es mejor. Derivar a aquellos a los que no se puede ayudar. Tratar de que todo sea simple; hablar clara y positivamente. Seguir las instrucciones de los protocolos y enseñanzas. Poner atención a síntomas tempranos y no ignorarlos. Solucionar problemas paso a paso. Bajar las expectativas y comparar semana a semana, mes a mes, año con año. Puntualidad y participación son importantes. Proporcionar información al cliente y sus familiares, a fin de incrementar la colaboración con el tratamiento. El trabajo es duro.
Platón pensaba que se puede llegar al conocimiento comenzando por la belleza. “El camino correcto es empezar por las cosas bellas de este mundo y, sirviéndose de ellas a modo de escalones, ir ascendiendo continuamente de un solo cuerpo a dos, de dos a todos los cuerpos bellos, de los cuerpos bellos a las bellas normas de conducta, de las normas de conducta a los bellos conocimientos, y a partir de los conocimientos acabar en aquel que no es otra cosa que la belleza absoluta, para que conozca por fin lo que es la belleza en sí”. Si bien es verdad que en filosofía se puede comenzar por la belleza para llegar al conocimiento, recomiendo a los principiantes, comenzar por el conocimiento para llegar a la belleza.

Bibliografía
Luis S. Fandos, 2004, Alta Cosmética I y II, fundamentos de la cosmética. Dominique Paquet, La Historia de la belleza. Platón: El Banquete. Gleser Jorge, 1992, Physical Exercise and Sports as Therapeutic Agents in the Treatment and Rehabilitation of  Psychiatric Patients, Movement. No.3, 104-117. Journal of Physical Education and Sport Sciences



Autor: Verónica Chartier Cosmiatra del Hospital Italiano, instructora de estética, titular de Dermatocosmiatría de la Universidad Maimónides, especialista y presentadora de TV (Fox, Canal 9 y Utilísima).