agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
ampliar Imagenes

All inclusive Un nuevo concepto en salón de belleza

-+

El mundo moderno conlleva un estilo de vida lleno de ocupaciones y estrés. Como resultado de esto, la mayoría de la gente busca ocuparse de su aspecto y pasar su tiempo en lugares que le garanticen el rélax y tranquilidad que no tienen en sus rutinas cotidianas. Esta es una de las razones por las cuales el salón de belleza es, sin dudas, uno de los negocios más rentables que creció con más fuerza en los últimos tiempos alrededor del mundo.

Establecer un salón de belleza es similar a empezar cualquier tipo de emprendimiento de negocios, donde el dueño debe dedicar suficiente tiempo a estudiar e investigar el mercado y posibilidades, así como también buscar materiales útiles, información, herramientas, y capital humano, que es esencial en el plan de negocios. A continuación algunas recomendaciones a la hora de invertir en un salón de belleza, ya sea un emprendimiento nuevo, o la ampliación de una peluquería que se quedó en el tiempo.

Investigar los qués y cómos de un salón de belleza proveerán la seguridad necesaria para manejar los diferentes aspectos que engloban la dirección de un negocio. El financiamiento es la preocupación principal que se debe tener en cuenta. Existen bancos o instituciones de ayuda financiera que ofrecen soluciones para comenzar un plan de negocios y conseguir fondos a la hora de concretarlo. El plan es la columna vertebral de todo, y sirve de guía para la correcta administración durante el proceso de establecimiento.

La elección de una correcta ubicación del local es una consideración crítica a tener en cuenta para el comercio. El lugar debe estar estratégicamente situado en un área de negocios y concurrida. Si bien esto no es condición necesaria para salones o profesionales renombrados que ya tienen su clientela que los sigue a dónde vayan, para los nuevos emprendedores, que no tienen una reputación formada, se recomienda elegir una locación de fácil acceso desde diferentes lugares.

Otra de las variables a tener en cuenta es la atmósfera a crear en el salón. Esta debe ser limpia, que invite a los posibles clientes a ingresar y conocer, y que tenga comodidades. Es necesario cuidar los sistemas sanitarios, los productos que se utilizarán y las herramientas de trabajo, condición indispensable para obtener el permiso de negocio. La higiene es fundamental, es por esto que deben lavarse las toallas frecuentemente, desinfectar peines, cepillos y tijeras y otros elementos, para asegurarse que no exista ninguna posibilidad de infección en los clientes.

En esta época donde las mujeres poseen poco tiempo y desean invertirlo de la mejor manera, tratándose de las escasas horas libres que poseen, es que resulta necesario plantearse la idea de tener un salón de belleza que provea una gran variedad de servicios, en un sólo lugar. La vieja peluquería, donde sólo se cortaba el pelo ya pasó de moda. Si bien aún quedan muchos sitios de esta naturaleza, suelen ser peluqueros barriales o grandes consagrados, pero incluso estos últimos ya están incorporando la idea de salón múltiple en su trabajo.

Esta decisión de jugarse por un concepto integral de belleza, hace la diferencia por sobre los lugares que se dedican solamente al cabello y uñas, por ejemplo. La mayoría de las clientas hoy en día prefieren ir a un lugar donde tengan convenientemente todos los servicios a su disposición. Donde se puedan cortar el pelo, hacerse la manicure, depilarse, realizarse tratamientos cosmetológicos, masajes, pedicuría, y consultar incluso por cuestiones estéticas de imagen. Además de brindar múltiples soluciones y un servicio completísimo, este concepto permite convertir al salón en un comercio de belleza donde se pueden vender champúes, maquillaje, geles, cremas y cosméticos.

Equipamiento y mobiliario

Una de las decisiones que cuesta tomar pero que también marcará el destino del nuevo negocio es la inversión en equipamiento y mobiliario que el salón ofrecerá a sus clientes. No se debe escatimar en gastos en este aspecto dado que las herramientas que se utilizarán, los lavacabezas, carros ayudantes y mesas de manicuría, son los que marcarán el estilo del lugar y la calidad de sus instrumentos y trabajos. Ya sea que se está lanzando un salón, o se está rediseñando, es necesario conseguir el mobiliario adecuado para que los estilistas, cosmetólogos y profesionales de la belleza trabajen cómodos y desplieguen su arte de la forma más relajada posible, proveyéndoles a las clientas un ambiente cálido y agradable.

Las sillas del salón son importantes, deben ser cómodas para los clientes, y ajustables para los profesionales que trabajarán en ellas. Hay una gran variedad de modelos disponibles según las necesidades y existen reconocidas empresas que se dedican a este rubro hace muchos años. Sólo es cuestión de investigar un poco y elegir los modelos que más se ajusten a la idea de negocio deseada. Las unidades de trabajo de los estilistas, los toilettes, deben tener espejos grandes con espacio suficiente para todas sus herramientas. El color de la unidad elegida dependerá de la imagen que se quieran proyectar. Resulta interesante pensar si se quiere mostrar una imagen de salón cosmopolita y de tendencias, o una imagen más relajada y tranquila para clientes de más edad. Entre las investigaciones que se realizaron en los comienzos del plan de negocio, se habrá estudiado temas de marketing y ya se habrá decidido cuál será el target al que se dirigirá el salón. Esto influirá en las decisiones decorativas, definitivamente.

Los lavacabezas y mesas de manicuría pueden ser de diferentes materiales y texturas, y pueden incluir ciertos accesorios o no, para comodidad del profesional y la clienta. Los exhibidores de productos como champúes, cremas, lociones, esmaltes, deben ubicarse estratégicamente en el negocio cuando el cliente está esperando, haciéndolos visibles en su tiempo de ocio. Y éstos no deben estar completamente separados unos de otros por rubros, sino que el nuevo concepto de belleza integral tiene que verse reflejado también en esta combinación de productos en los stands. Stylings junto con tinturas, esmaltes con cremas, y hasta toallas se puede incluir en esta gama de servicios y productos ofrecidos. Además, existe una variedad increíble de opciones en lo que respecta a modelos de camilla, que pueden ser fijas con cajones, con respaldo reclinable, sillones-camillas o sillones de cosmetología regulares, bancos ergonómicos para masajes, carros ayudantes pequeños o más completos, tintoreros, y revisteros que pueden incluir una tapa para apoyar el café.

El escritorio de recepción del salón es el lugar donde la clienta obtiene la primera impresión del negocio. Si los muebles lucen gastados, fuera de lugar, o de aspecto sucio y descuidado, la imagen que recibirá entonces del salón será muy poco profesional. Un escritorio amplio, limpio, cómodo y funcional puede dar una buena bienvenida a una clienta. Si no está ubicado en el lugar correcto, la recepcionista tiene que alejarse demasiado para acceder a sus herramientas para agendar turnos y cobrarle a los clientes, entonces es hora de pensar un cambio.

La belleza global

Desde que los salones comenzaron a ofrecer más servicios, las clientas esperan siempre más de estos establecimientos. El salón dejó de ser simplemente una peluquería para convertirse en un lugar dedicado a la belleza de manos, pies, rostro, cuidado corporal, con oferta de tratamientos cosmetológicos, masajes, depilación y hasta asesoramiento de imagen. El éxito del salón dependerá también de su correcto gerenciamiento, servicio brindado, equipamiento técnico y productos aplicados y ofrecidos.

Aquellos salones que desean modernizarse y sumarse a esta nueva tendencia de concepto global de belleza, necesitan una organización en cuanto a sistemas de inventarios, softwares específicos para negocios de este tipo que permiten ordenar la historia del cliente, cargar múltiples usuarios, registrar compras realizadas y gasto promedio en el salón. Conocer al cliente en profunidad permitirá servirlo de una manera más personalizada. Si sabemos que la última vez una clienta se hizo un tratamiento facial y esta vez decide cortarse el pelo, ¿por qué no ofrecerle un servicio complementario aún no utilizado que se adecúe a su perfil?. Esta es una forma de mirar en perspectiva al negocio valorando a los clientes.

Los factores que influyen en la decisión de acercarse a un salón de belleza o a otro, dependen generalmente de la calidad del servicio, los tipos de servicio ofrecidos, la distancia, el costo, la reputación, y el clima y atención que proporcionan los profesionales. Pero una de las variables que cada vez está tomando más peso en este negocio es la alternativa de ofrecer un servicio “all inclusive”, donde la clienta no tenga que movilizarse a diferentes locales para realizarse varios servicios de belleza integral. Si la idea es innovar en este nuevo concepto de salón, no debe olvidarse que las personas hacen cálido o frío un lugar, es por esto que el personal contratado debe ser amigable, de carácter más bien plácido y tranquilo, dado que son personas que estarán en constante contacto con los clientes por largos períodos de tiempo. Y la mujer que va al salón de belleza quiere sentirse bien, comprendida, apoyada y en buena compañía. Por eso la búsqueda de personal en todas los rubros ofrecidos será vital para brindar un excelente servicio a través de empleados calificados.



Fuente: Revista Estilo Profesional
Autor: Priscila Pauline
E-mail: contacto@estiloprofesional.net
Web: www.estiloprofesional.net