agregar a favoritos recomendar a un amigo Hazte Fan En Facebook Argentina Brasil Chile España Uruguay
Tijera de peluquero
Navaja de peluquero
Porta Tijeras
Navaja Rosa
Tijera
ampliar Imagenes

Tijeras y Navajas, las principales herramientas del peluquero

-+

El mundo de las tijeras y navajas es fascinante. Existe infinidad de cortes a realizar y texturas a crear. Todo depende del instrumento que el estilista elija y de las preferencias personales de gusto y estilo. Están los defensores de la clásica tijera, y los partidarios de las navajas. Pero en este universo no hay reglas, o, por lo menos, cada profesional impone las suyas.

Tijeras

Existen muchas formas de clasificar las tijeras: por su función, por su largo, por el acero con que están construidas, por el tipo de filo, por el acabado, por la alineación de los ojales, según explica Fernando Galiano, Director de Instrumental de Calidad SA, representante de la firma Belkys Dennmark. Por su función hay de corte, de pulir (o de esculpir, como dicen en España) y de efectos especiales o de desmechados. Por el acero, hay acero inoxidable quirúrgico que puede ser SUS 420 o SUS 440 (el de mayor dureza) o de acero cromado, que es de una calidad inferior. El acero con que se construyen las tijeras es una de las claves fundamentales de la calidad de las mismas, pero esto no puede diferenciarse a simple vista. Sólo con el uso y la velocidad con que pierden el filo se puede diferenciar un acero quirúrgico de calidad de uno inferior. Por otro lado, respecto al tipo de filo, existen las de filo navaja y las de filo dulce, que a su vez se subdividen en estándar y micro dentadas. Las de filo navaja se caracterizan por sus hojas cóncavas. Por el acabado se clasifican en pulido opaco o mate, pulido brillante o espejo, con tratamiento de titanio o pintadas, entre otras. El acabado no afecta el funcionamiento de las tijeras ni la calidad de su filo, que depende del acero constitutivo y no de la terminación, pero transforma a las tijeras en herramientas más vistosas y atractivas. Por la alineación, las tijeras se clasifican en simétricas (los ojales son simétricos con respecto al eje de la tijera) semi descentradas (semi offset) y descentradas (offset). Las tijeras simétricas, que son las más tradicionales, obligan al profesional a trabajar con las codos en alto, lo que se traduce en una mayor fatiga en hombros y brazos. Las semi descentradas y descentradas permiten trabajar con los brazos más bajos reduciendo la fatiga y previniendo lesiones.

Una cuestión de estilo
La elección de ciertos modelos de tijeras depende exclusivamente de la escuela de formación de cada profesional. Por ejemplo, como comenta Galiano, hay escuelas internacionales de importancia, como Tony & Guy, que desarrollaron técnicas para trabajar con tijeras largas de 7 pulgadas (17 o 18 cm), sin embargo, en el mercado local, siguen prevaleciendo las tijeras de corte de 5,5 pulgadas (14 cm) seguidas por las de 5 pulgadas (13 cm) o las de 4,5 (11,5 cm). En cuanto a las tijeras de pulir, una gran mayoría prefiere las de técnica directa (de arriba hacia abajo siguiendo la caída natural del cabello), mientras que algunos pocos prefieren las de técnica inversa (desde abajo hacia arriba con el cabello levantado). En cuanto a tendencias, se ve cada vez más a los estilistas, desde los más renombrados a los que se iniciaron recientemente, trabajar con sets de 4 o 5 tijeras y no con una preferida. La practicidad de cada tijera se ve condicionada por el efecto que se busca lograr con el corte.

Uno de los temas críticos de las tijeras es el afilado, que debe ser realizado por un profesional especializado. Las más difíciles de afilar son las tijeras de filo navaja, porque su hoja es cóncava y los afiladores suelen arruinarlas convirtiéndolas a filo dulce, según señala Galiano. Una tijera mal afilada degrada el trabajo del profesional, por eso es muy importante realizar el afilado apenas se detectan los primeros síntomas de dificultad en el corte. También las tijeras de pulir, entresacar o efectos, deben ser afiladas con cierta periodicidad. Y en cuanto a las innovaciones recientes en el mundo de las tijeras, podemos observar que la variedad de estilos que deben realizar los estilistas en la actualidad, para satisfacer a clientes cada vez más exigentes, genera la necesidad de contar con herramientas cada vez más específicas, así como también conocer la técnica adecuada para cada herramienta. Por estas razones, se suman permanentemente al mercado nuevas tijeras, especialmente tijeras de efectos con innovadores diseños en cuanto a cantidad y forma de los dientes. Entre las novedades que se han lanzado últimamente podemos destacar las tijeras del maestro Oscar Colombo, fabricada por Belkys Denmark, que utilizan un repuesto intercambiable, eliminando así la necesidad del afilado. Con estas tijeras se pueden desarrollar técnicas muy variadas e interesantes.

Navajas

Muchos se preguntan cuáles son las diferencias principales entre las tijeras y las navajas. Existe la creencia de que el corte con la navaja produce el deterioro de las puntas, pero la mayoría de los profesionales opina que sólo se trata de un mito. El corte a navaja es uno de los métodos que existen en las técnicas modernas para crear textura y una apariencia con estilo. La navaja permite reducir el exceso de peso, agregando suavidad y movimiento al cabello. Los estilos logrados con navaja son perfectos para cabellos que van de lisos medios hasta finos.

La buena utilización de la navaja permite conseguir volúmenes y acabados distintos a los de la tijera. El manejo depende del concepto de creatividad del profesional. Con ella es posible conseguir patillas, flequillos, vaciar espesores, buscar volúmenes craneales y depurados, entre otras posibilidades. Y una ventaja a destacar es la rapidez, que permite solucionar momentos de apuro. Las navajas actuales varían mucho en los modelos y sus usos. Generalmente todas ellas comprenden una hoja de corte unida por un remache a un mango doble, éste sirve para proteger la hoja de corte dentro de él cuando no se está usando. Por razones de seguridad e higiene, la normativa legal de muchos países exige que las navajas sean de hojillas desechables, ya sea para el afeitado como para el corte del cabello, barba o bigote. A la vez, se exige tener en el local un depósito de reciclado especial para cuchillas de corte, hojillas de afeitado y navajas desechables.

En el mercado existen principalmente dos tipos de navajas: las de doble cuerpo, compuestas por un mango que va unido a la hoja o lámina de corte por un eje que permite abrir y cerrar la hoja, y que sirve de protector para ésta cuando no está en uso. Y  también las compactas, en las que el mango es rígido y, al mismo tiempo es el ensamble de la hoja de un solo cuerpo. La calidad de este instrumento se ve reflejada en la hoja que debe estar correctamente afilada, y en el mango, que debe adaptarse a la mano y movimientos de quien la utiliza.

El uso de la navaja se recomienda especialmente para aquellas mujeres u hombres que tienen el cabello lacio a moderadamente ondulado. Las personas que llevan rulos o de cabello tipo africano jamás deberán probarla, ya que sólo empeorará el frizz en este tipo de pelo. Si bien las navajas pueden utilizarse como una técnica en sí para crear un corte, también pueden usarse como un acompañamiento del corte a tijera para agregar suavidad y textura. No está de más decir que los profesionales que utilizan las navajas deben poseer destreza al manejarlas, dado que los filos son muy peligrosos y si no se manipulan de la forma correcta puede ocasionar accidentes. Y por último, es necesario siempre explicar a los clientes cómo mantener un corte de pelo hecho a navaja, ya que el look creado puede terminar luciendo desprolijo si no es peinado o secado de la manera apropiada.